Hay un problema serio de doble discurso que ha parado la inversión

23 de febrero del 2015
Gestión

—Economista considera que se requiere corregir todo lo que afecta el crecimiento de la inversión privada. Avizora que en el primer trimestre la economía no crecería más de 2%.

En el 2014 el crecimiento del PBI fue de solo 2.35%, muy lejos del 5.8% esperado inicialmente. ¿Qué tan grave es la situación? Hay algo fundamental, que es la solidez. El Perú es un país macroeconómicamente sólido, y tenemos reservas monetarias y fi scales para contrarrestar esta desaceleración. ¿Pero por qué se está desacelerando el PBI? Simplemente, porque han dejado de crecer algunos sectores primarios: minería y pesca cayeron el año pasado de manera estrepitosa. Se pararon varios proyectos mineros grandes, como Conga, Cañariaco y Quellaveco. Y si solo estos hubieran entrado oportunamente, no se tendría el défi cit externo en cuenta corriente (-4.4% del PBI), las exportaciones estarían creciendo, al igual que la inversión privada, y el PBI habría crecido más. La inversión privada cayó 1.5% en el 2014.

¿Cómo se explica que se hayan parado grandes proyectos de inversión? Tener la macroeconomía en orden es importante para la inversión, pero acá hay un problema serio de doble discurso que ha parado la inversión. Desde el comienzo (de este Gobierno) hemos tenido eso. En abril del 2013, cuando la economía crecía 8%, advertí sobre la estrecha relación que existe entre la confi anza empresarial y la inversión privada. Si siguen haciendo ruido político se va a caer el motor principal de la economía, que es la inversión.

¿Continúa la caída de la confianza empresarial? Se ha agravado con la caída de los precios de los minerales. La situación actual puede ser complicada, pero la fortaleza que tenemos permite lanzar un paquete de estímulo fi scal fuerte para obras de infraestructura. Sin embargo, no sale nada, siguen hablando de la Línea 2 del Metro, pero no han empezado las obras; la vía de la avenida Javier Prado no se ha hecho; el gasoducto del sur no empieza; no van a salir las licitaciones de nuevos pozos petroleros porque ya se sabe que van a fracasar porque, según entiendo, no hay interesados.Perupetro afirma que sí hay interesados y que van a salir las licitaciones… Ojalá. El hecho es que el Perú sigue teniendo ventajas para su crecimiento, no solo su solidez macroeconómica sino a nivel sectorial. Por ejemplo, en minería, tenemos costos bajos porque tenemos energía barata, agua.

Entonces, ¿por qué está cayendo el crecimiento de la economía? Porque todo el mundo está esperando, esperando a que termine este Gobierno, porque no hay imperio de la ley, se cancelan contratos, no se sabe qué decisión va a haber respecto a aspectos básicos como el salario mínimo, la consulta previa, qué va a pasar con la Sunafil, qué va a pasar con el Ministerio del Ambiente y con el de Cultura, con la descentralización, si va a haber un solo TUPA (texto único de procesos administrativos) o 1,800 distintos; uno por cada distrito. Se refiere a la permisología, pero eso viene de años… Sí, pero ha ido aumentando, al punto que hoy encontramos empresas que dicen que están devolviendo el dinero que sus matrices les daban para invertir en el Perú porque les resulta imposible invertir acá. Es una situación en la que esa crítica de ‘piloto automático’, unida con la retórica estatista, además de los problemas para controlar el territorio, o en la descentralización, son tres factores que se han bajado el crecimiento de la economía nacional y, lo que es peor, de su potencial de crecimiento. ¿Hay salida a esta desaceleración y a la caída de la inversión? Yo no la veo. Es como si la economía estuviera avanzando sobre el fango, por lo que es bastante difícil (salir). Primero, porque ya no se van a hacer reformas; segundo, el Gobierno ha perdido mayoría en el Congreso y los proyectos de ley no van a salir; tercero, hay un ambiente de crispación de la cual no solo es culpable el Gobierno sino también la oposición. Es suicida estar arrinconando al Gobierno, como hoy lo están haciendo. Es culpa del Gobierno, pero tendría que haber estatistas en los partidos políticos que ayuden al Gobierno a llevar la transición política de una manera ordenada. ¿Qué hacer entonces? El año pasado ha habido choques exógenos, como el clima que afectó la pesca y la agricultura, pero aun sin esos factores el impacto es 0.8 puntos del PBI. Es decir, en vez de haber crecido 2.35%, habríamos crecido 3%. ¿Cuánto crecería la economía este año? Crecería 3%. El Gobierno basa su proyección de crecimiento (4.8%) en que la inversión privada crecerá 3% y que la inversión pública crecerá 12%. Con ambas variables, el Gobierno está esperando un crecimiento del PBI de 2 puntos porcentuales adicionales, es decir 4.4%. Pero eso no está ocurriendo, la ejecución de la inversión pública indica una caída de 26% en enero… Así es, y de una caída de 50% en los gobiernos locales y regionales. Pero no hay ninguna razón para que el Gobierno no maneje esta situación y pueda llevar el crecimiento de la inversión pública a 12% y que la economía crezca 4%, sin embargo el mercado está esperando 3%, 3.5%. El meollo del problema es que no hay gerencia para acometer las cosas que se tienen que hacer, como, por ejemplo, enviar a cada región un equipo especializado que acelere la inversión pública. ¿Y cómo impulsar la inversión privada? Hay que dar señales muy dramáticas. ¿El llamado del Gobierno al diálogo con las agrupaciones políticas de oposición, el cambio de ministros son factores a favor de eso? Ayuda a que la oposición esconda un poco los dientes, lo que tranquiliza un poco las expectativas. Pero, a largo plazo, hay que corregir todo lo que ha estado tirando para abajo la inversión privada: el doble discurso del Gobierno, la falta de convicción, las inconsistencias en el Gabinete y la falta de gerencia en el sector público. ¿Este año la economía crecerá no más de 3.5%? Para que crezca 4% se tiene que ir a acelerar las inversiones (públicas) en las provincias. ¿Y en el primer trimestre cuánto será el crecimiento? Para este primer trimestre se espera 3%, pero va a ser 2%, eso está cantado y va a afectar más la confianza porque es menos que el promedio del año pasado (2.35%).

23-02-2015 – Hay un problema serio de doble discurso que ha parado la inversión – Roberto Abusada – Gestión

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *