Andina/difusión

Impuestos son afectos

30 de mayo del 2018
El Comercio

 
En números. Si se asume la fracasada propuesta del MEF sobre el Impuesto a la Renta y se reduce de 7 UIT a 4 UIT, la base tributaria se hubiera incrementado de 1,5 millones de personas a 3,2 millones.
 
La negativa del primer ministro, César Villanueva, a continuar con la iniciativa del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y plantear una reducción en el tramo inafecto del Impuesto a la Renta (IR) levantó más de una ola.

Según el titular del MEF, David Tuesta, este umbral es uno de los más altos de América Latina (por ejemplo, para los trabajadores independientes peruanos, el tope deducible de renta es cinco veces mayor al de México y tres veces más alto que el de Chile).

A pesar de que la propuesta puede no estar ya en agenda, dejó algunos puntos de discusión que vale la pena revisar, sobre todo en un contexto de déficit fiscal y a la vez de lucha contra la informalidad.

—El peso de la renta—
De los S/36,8 mil millones recaudados por Impuesto a la Renta (IR) en el 2017, el 25% corresponde a impuestos de trabajadores de cuarta categoría (independientes) y quinta categoría (dependientes).

Sin embargo, no todos los trabajadores formales de ambas categorías se encuentran afectos a este impuesto. Para calcular el monto que deben pagar, se exonera de tributar las primeras 7 UIT (S/29.050) que reciben de ingresos anuales (los independientes tienen una exoneración adicional de 20%), y se tributa sobre el exceso. Ello significa que aquellos trabajadores dependientes formales con ingresos totales menores de S/2.420 al mes –equivalente a 1,77 veces el salario promedio nacional– no pagan hoy IR. El objetivo de la reforma planteada inicialmente por el MEF era reducir las 7 UIT inafectas para abarcar a más trabajadores en el pago de este tributo.

—Base tributaria: engorde—
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares del INEI (Enaho), para el año 2017, existen más de 16,5 millones de trabajadores en el Perú, y entre ellos 4,5 millones son formales (27,5% del total).

Con las reglas actuales, se estima que la fuerza laboral que efectivamente tributa asciende a 1,5 millones. Por lo tanto, aproximadamente 1 de cada 4 trabajadores es formal, de los cuales, a su vez, solo 1 de cada 3 se encuentra afecto al pago del IR.

El ministro Tuesta no detalló cuál hubiera sido el nuevo umbral para el tramo inafecto de IR. Sin embargo, si se asume que el umbral se reduce de 7 UIT a 4 UIT, se hubiera incrementado la base tributaria de 1,5 millones de personas a 3,2 millones. Estos 1,7 millones de trabajadores formales adicionales –que hoy no tributan– perciben un ingreso medio de S/1.813, y el 46% de ellos se ubica en el rango de 30 a 45 años de edad.

Obviamente, el impacto total de esta medida en términos de recaudación se ve reducido por la amplia presencia del mercado laboral informal, que no tributa independientemente de sus salarios.

Pero dados los bajos ingresos y la baja productividad del trabajador informal promedio del Perú, aun con un escenario de absoluta formalidad y tramo inafecto de IR de 4 UIT, el número de trabajadores que tributa no alcanzaría ni el 30% de la PEA. Más aun, el principal problema de la reducción del tramo inafecto es el desincentivo adicional a la formalidad.

—¿Mayor recaudación?—
Con el objetivo de evitar que la tributación represente una carga muy onerosa para las familias de pocos recursos y un castigo muy grande a la formalidad laboral, se podría considerar una tasa de 5% para el tramo inicial de renta entre 4 UIT y 7 UIT.

Esta modificación no solo afecta a los trabajadores que podrían ingresar a la base tributaria sino también a la base actual, quienes pagarían adicionalmente por el tramo inferior del que hoy están exonerados.

Al tomar en cuenta el total de ingresos adicionales, y sin suponer transiciones hacia la informalidad laboral, se estima que el incremento de la recaudación por IR sería entre 0,2% y 0,3% del PBI.

Las aristas de la iniciativa, por supuesto, trascienden lo meramente recaudatorio. Del mismo modo en que se hace difícil estimar el impacto real del desincentivo a la formalidad, también hay un impacto social complicado de medir en el hecho de ampliar la base tributaria y vincular de manera directa a más personas con los recursos públicos.
 
2018-05-30 - Impuestos son afectos - Informe IPE - El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *