financiera, inclusión, economía, perú

Inclusión financiera en Áncash

28 de julio del 2019
Diario de Chimbote

Informe realizado por el IPE para el Diario de Chimbote.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la inclusión financiera consiste en utilizar el sistema financiero como un instrumento para ampliar las posibilidades de ahorro y consumo de las personas y, al mismo tiempo, incentivarlas a identificar oportunidades de inversión. Es así que resulta relevante analizar los indicadores del último reporte de inclusión financiera de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) para la región Áncash.

Acceso a los servicios financieros
Según el Banco de Desarrollo de América Latina, para aumentar los niveles de inclusión financiera es necesario promover el acceso asequible, oportuno y adecuado de toda la población a servicios financieros regulados. Así, el acceso está relacionado a la disponibilidad de puntos de atención y la infraestructura de los servicios del sistema financiero.

En Áncash, el número de puntos de atención -oficinas de bancos, cajeros automáticos y cajeros corresponsales- ha experimentado un incremento notable en los últimos cinco años. En el 2013, la región contaba con solo 143 puntos de atención por cada 100 mil habitantes y al 2018 esta cifra asciende a 707. Según el último reporte de la SBS, gran parte de esta mejora se dio en el último año ya que al 2017 el número de puntos de atención era de 503 cada 100 mil habitantes. Así, entre 2017 y 2018, la mayor disponibilidad de puntos de atención responde, principalmente, al incremento de los cajeros corresponsales que pasó de 420 a 617 por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, cabe mencionar que esta cifra aún se encuentra por debajo del promedio nacional (917 por cada 100 mil habitantes).

De otro lado, el número de puntos de atención se incrementó en los distritos de Áncash. Así, en el 2018, 125 distritos, de un total de 166, contaron con acceso a algún tipo de punto de atención del sistema financiero, frente a los 53 distritos reportados en el 2013. Con lo cual, la cobertura de los puntos de atención para realización de actividades financieras en la región alcanzó el 75.3%.

Uso y profundidad de los servicios financieros
El uso de los servicios financieros hace referencia a la frecuencia e intensidad con la que la población emplea productos y servicios financieros. Para ello, los indicadores de número de tarjetahabientes y de deudores, ambos como porcentaje de la población adulta, son tomados para explicar el uso eficaz de los instrumentos financieros.

En efecto, el porcentaje de tarjetahabientes –personas con líneas de crédito utilizadas- en la región es de 7%, tasa inferior al promedio nacional de 14.8%. Por otra parte, la relación de deudores –personas naturales y mancomunadas con créditos directos- frente al total de la población adulta en Áncash, se incrementó de 22.8% en el 2013 a 27.1% en el 2018. No obstante, este porcentaje aún se encuentra por debajo del promedio nacional (33.3%).

Por último, la profundidad financiera se define como la mayor inclusión de personas en el circuito financiero y se mide con la ayuda de dos indicadores: créditos y depósitos como porcentaje del PBI. En la región, los créditos han crecido como porcentaje del PBI, al pasar de 13.2% en el 2013 al 14.3% en el 2018. En tanto, los depósitos como porcentaje del PBI alcanzaron su tasa más alta en el 2015 (11.4%); no obstante, en los años siguientes, reportaron una tendencia decreciente y cerraron el 2018 con un 11.2%.
 
2019-07-28 - Inclusión financiera en Áncash - Informe IPE - Diario de Chimbote

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *