Andina/difusión

Inversión pública de Áncash creció 43.5% en el primer trimestre

22 de abril del 2018
Diario de Chimbote

 
Informe IPE para el Diario de Chimbote.
 
Recientemente, el nuevo ministro de Economía, David Tuesta, planteó una reestructuración del gasto público. Para ello, según el ministro, se podría reducir aproximadamente S/ 2 mil millones de “gastos innecesarios” y destinarlos a proyectos que tengan un mayor impacto en el crecimiento del stock de capital y de la productividad. En este sentido, resulta relevante analizar la evolución de la inversión pública en Áncash.

Presupuesto 2018

El presupuesto de la región asciende a S/4,842 millones, lo cual significa un crecimiento de 10.4% respecto al año anterior. En Áncash, casi un cuarto del presupuesto proviene del canon. Por lo tanto, la caída de 2.1% en las transferencias por canon y sobracanon, se vieron largamente compensadas por el mayor presupuesto a partir de la Reconstrucción con Cambios (RCC).

El presupuesto, según el tipo de gasto, se puede desagregar entre gastos corrientes e inversión. El primer rubro incluye remuneraciones, compra de bienes y servicios entre otros gastos. En el caso de Áncash, el 80% del presupuesto se destina al gasto corriente, y solo el 20% restante se asigna a Proyectos de Inversión Pública (PIP). Por otra parte, según nivel de gobierno, la responsabilidad sobre el gasto público entre el gobierno nacional y los gobiernos subnacionales resulta equitativa.

Inversión pública

En el primer trimestre de 2018, el gasto en la región se incrementó en 11% respecto al mismo periodo del año pasado llegando a S/824 millones. El crecimiento se explica por un crecimiento significativo de la inversión (43.5%). Por su parte, el gasto corriente creció solo 5.2%. El nivel de gobierno que más incrementó su nivel de inversión fue el gobierno regional (592%). Según función, los sectores que absorbieron mayor inversión fueron transporte (S/32 millones), agropecuario (S/27 millones), educación (S/27 millones) y saneamiento (S/17 millones).

Los principales proyectos de transporte fueron rehabilitaciones y mejoramiento de carreteras interprovinciales. Así mismo, se inició el mejoramiento y ampliación de los servicios de protección costera en Chimbote con un presupuesto de S/16 millones. En el sector agricultura, la inversión se destinó a mejoras y ampliaciones de sistemas de riego en Bolognesi y Yungay. Respecto a educación, se invirtió en la construcción y remodelación de instituciones educativas de Santa, Huaylas y Sihuas. Finalmente, la inversión en saneamiento se destinó a la ampliación y mejoramiento de los servicios de agua potable, especialmente en Asunción, Huarmey y Recuay.

Atomización

La mayor parte de los PIP en la región son de baja envergadura –proyectos con bajos montos de inversión. Según el Ministerio de Economía y Finanzas, Áncash cuenta con 2,029 PIP presupuestados para el 2018. Sin embargo, el 80% de proyectos corresponden a las municipalidades, con presupuesto programado promedio de S/0.4 millones. Estas proporciones contrastan con las dimensiones de los proyectos nacionales y regionales que tienen un presupuesto promedio de S/2.3 millones. El reducido tamaño de los proyectos de la gestión local indicaría una escasa articulación de las diferentes autoridades, lo cual constituye un severo problema para la eficiente implementación de infraestructura pública.

Lenta reconstrucción

En el marco de la RCC, el gobierno ha destinado S/3,516 millones hasta el 2021. El director ejecutivo de la Autoridad para RCC, Edgar Quispe, anunció el inicio de 526 proyectos con un presupuesto de más de S/1,000 millones para el 2018. Según Quispe, el 85% se ejecutaría a partir del segundo trimestre, por lo que se espera que la inversión pública de Piura registre un significativo crecimiento en lo que resta del año. Esto, además, indicaría un mayor dinamismo del sector construcción en la región.

Recomposición del gasto público

Entre el 2007 y 2017, el gasto en Áncash pasó de S/1,720 millones a S/4,027 millones. Este cambio representó un crecimiento promedio anual de 12.5%. Tanto la inversión pública como el gasto corriente crecieron a un ritmo similar en el periodo. Sin embargo, desde el 2012 se observa una notable recomposición del gasto público. Durante el período 2012-2017, el crecimiento acumulado del gasto corriente fue de 52%, mientras que la inversión cayó 40%.
 
Para ver la noticia original, haga clic aquí.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *