La economía partida

26 de agosto de 2021

Columna de Diego Macera, Gerente del IPE, publicada en El Comercio.

En las cien­cias na­tu­ra­les –co­mo la quí­mi­ca o la fí­si­ca–, im­por­ta po­co nues­tra opi­nión o nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. En un ex­pe­ri­men­to bien con­du­ci­do, por ejem­plo, no de­be in­fluir lo que el cien­tí­fi­co es­pe­ra que su­ce­da con de­ter­mi­na­da mo­lé­cu­la cuan­do es­ta se so­me­te a pre­sión o a tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas: el re­sul­ta­do de­be­ría ser siem­pre el mis­mo. Aún si todo el mun­do es­pe­ra­se que la pe­que­ña mo­lé­cu­la reac­cio­na­ra di­fe­ren­te, es­ta se man­ten­drá im­pa­si­ble en un com­por­ta­mien­to dic­ta­do por le­yes na­tu­ra­les.

Pe­ro la eco­no­mía, co­mo cien­cia so­cial, tie­ne un com­por­ta­mien­to dual. De un la­do, y a di­fe­ren­cia de las cien­cias na­tu­ra­les, las ex­pec­ta­ti­vas so­bre lo que pa­sa­rá in­flu­yen di­rec­ta­men­te en el re­sul­ta­do fi­nal. Uno de los ejem­plos más cla­ros se ve en el com­por­ta­mien­to de los pre­cios. Si us­ted, es­ti­ma­do lec­tor, pien­sa que la ga­so­li­na su­birá de pre­cio la próxima se­ma­na, en­ton­ces tra­ta­rá de lle­nar el tan­que de su vehícu­lo hoy. Pe­ro si no so­lo es us­ted, sino to­dos los con­duc­to­res quie­nes an­ti­ci­pan el mis­mo in­cre­men­to la se­ma­na si­guien­te, en­ton­ces la de­man­da por ga­so­li­na su­birá hoy y el pre­cio efec­ti­va­men­te se ele­va­rá –in­clu­so con an­ti­ci­pa­ción–. Ojo, es per­fec­ta­men­te po­si­ble que no ha­ya ha­bi­do mo­ti­vo real que jus­ti­fi­que la ex­pec­ta­ti­va del in­cre­men­to de pre­cios de la si­guien­te se­ma­na –qui­zá, ape­nas un ru­mor vi­ra­li­za­do de pa­si­llos del Con­gre­so–, pe­ro bas­tó que la gen­te cre­ye­se que era cier­to pa­ra trans­for­mar­lo en reali­dad. De cier­to mo­do, la eco­no­mía –que, a fin de cuentas, no es otra co­sa que el com­por­ta­mien­to y ex­pec­ta­ti­vas de la gen­te– crea su pro­pia reali­dad.

En el ac­tual con­tex­to po­lí­ti­co, es­ta re­fle­xión car­ga más pe­so. La ma­yor par­te del in­cre­men­to en el ti­po de cam­bio de los úl­ti­mos me­ses, por ejem­plo, ha ve­ni­do pre­ci­sa­men­te por la ex­pec­ta­ti­va de la de­bi­li­dad de la eco­no­mía pe­rua­na y, por lo tan­to, del sol. Lo mis­mo su­ce­de en el cam­po de las in­ver­sio­nes. Cual­quier em­pre­sa­rio, gran­de o pe­que­ño, arries­ga su ca­pi­tal con la ex­pec­ta­ti­va de ob­te­ner ga­nan­cias más ade­lan­te. Pe­ro si el pa­no­ra­ma, más bien, pa­re­ce som­brío, con po­ca de­man­da a fu­tu­ro, es­te pre­fe­ri­rá –ló­gi­ca­men­te– no per­der pla­ta y de­ja­rá de in­ver­tir. Si to­dos los em­pre­sa­rios ha­cen la mis­ma eva­lua­ción, la in­ver­sión to­tal efec­ti­va­men­te se se­ca­rá en una pro­fe­cía au­to­cum­pli­da.

Es por eso que los men­sa­jes que se en­vían des­de el Go­bierno son muy im­por­tan­tes. Tie­nen el po­der de crear un círcu­lo vir­tuo­so de más in­ver­sión, más em­pleo y me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas que re­dun­dan en aún ma­yor in­ver­sión. Pe­ro tam­bién pue­den oca­sio­nar exac­ta­men­te lo opues­to: un círcu­lo vi­cio­so de re­ce­sión, ba­jas ex­pec­ta­ti­vas y aún ma­yor caí­da. El Ins­ti­tu­to Pe­ruano de Eco­no­mía (IPE) es­ti­ma ac­tual­men­te que la in­ver­sión pri­va­da se­ría 20% me­nor du­ran­te los si­guien­tes tri­mes­tres com­pa­ra­da con el pe­río­do pre­pan­de­mia. Con ello, el cre­ci­mien­to del PBI del 2022 se­ría de ape­nas po­co más de 1%. Ig­no­rar el com­po­nen­te de ex­pec­ta­ti­vas en la eco­no­mía vie­ne con un cos­to de­ma­sia­do al­to.

Pe­ro de­cía­mos lí­neas arri­ba que la eco­no­mía es dual. No so­lo las ex­pec­ta­ti­vas mar­can la can­cha, sino que, co­mo en el ca­so de la cien­cias na­tu­ra­les, tam­bién hay cier­tas le­yes eco­nó­mi­cas que se cum­pli­rán al mar­gen del efec­to es­pe­ra­do o de la vo­lun­tad del po­lí­ti­co de turno. Aquí es don­de caen en error las pro­pues­tas que apa­re­cen –a pri­me­ra vis­ta- bie­nin­ten­cio­na­das, pe­ro que ter­mi­nan ge­ne­ran­do pre­ci­sa­men­te el efec­to opues­to al que bus­ca­ban.

En es­te lo­te, el con­trol de pre­cios es po­si­ble­men­te el ejem­plo más cla­ro. Dis­tor­sio­nar el pre­cio na­tu­ral de un pro­duc­to o ser­vi­cio pa­ra for­zar a que es­té ar­ti­fi­cial­men­te más ba­jo no lo ha­ce más ase­qui­ble a la po­bla­ción; lo des­apa­re­ce del mer­ca­do re­gu­lar pa­ra vol­ver a apa­re­cer –de a po­cos– en el mer­ca­do ne­gro, a pre­cios más al­tos que el ori­gi­nal. En es­ta fa­ce­ta, la eco­no­mía –con la ofer­ta y la de­man­da in­ter­ac­tuan­do de for­ma im­per­so­nal y sin agenda po­lí­ti­ca– fun­cio­na de una ma­ne­ra igual de im­pla­ca­ble que las le­yes fí­si­cas o quí­mi­cas. No im­por­tan las ex­pec­ta­ti­vas del re­gu­la­dor o de los con­su­mi­do­res. La ley se cumplirá co­mo siem­pre ha su­ce­di­do.

Si el país va a sa­lir de los aprie­tos eco­nó­mi­cos en que se en­cuen­tra su­mi­do, de­be apren­der a usar a su fa­vor tan­to la ca­ra de ex­pec­ta­ti­vas –o emo­cio­nal– de la eco­no­mía, co­mo su ca­ra fría y ab­so­lu­ta­men­te ló­gi­ca. Lo peor que se pue­de ha­cer –y que, en oca­sio­nes, pa­re­ce el ca­mino es­co­gi­do por el Go­bierno de turno– es ir en con­tra de la se­gun­da fa­ce­ta y, con ello, em­pu­jar la bo­la de la nie­ve de la pri­me­ra.

Te puede interesar:

La modestia del eterno retorno

Roberto y su eternidad, por Diego Macera

2021-04-26 - Las Instituciones y la pandemia - Informe IPE - El Comercio

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *