La libertad, pobreza, informalidad, economía, perú

La Libertad: la otra pandemia se dispara

21 de junio del 2020
La Industria

 
Reciente investigación del IPE y proyecciones del Instituto de Economía y Empresa afirman que, tras el paso de la pandemia, en la región se agudizará la pobreza, ya que el impacto será terrible en las zonas y sectores más vulnerables. El año pasado, sin pandemia, más personas vieron deteriorada su calidad de vida, y este 2020 será peor.
 
Crecer cuatro a cinco por ciento cuesta una odisea en el Perú. Y claro, en la vida las cosas buenas tardan mucho en llegar, pero las malas siempre nos respiran en la nuca. Eso mismo está pasando con la pobreza y la pandemia, las cuales nos arrebataron el verano 2020, se llevaron la primavera, han convertido a los hospitales en depósitos de cadáveres y han pintado la calle de muerte, desolación, hambre, miseria y miedo a toparse con el más allá.

Durante estos días es común ver decenas de extranjeros recorrer las calles de Trujillo con la mano estirada gritando su hambre generado por el coronavirus. En tanto, miles de peruanos, en nuestro caso liberteños, también enfrentan el mismo problema, pero a su manera, en su casa o en voz baja.

Y es que la cuarentena decretada por el gobierno, a partir de la segunda semana de marzo, hizo que más de 600 mil trabajadores de región dejarán sus puestos laborales para refugiarse en sus domicilios con el fin de prevenir el contagio del coronavirus, lo que, para muchos, días después, se convirtió en desempleo, hambre y miseria. Es decir, el aislamiento hizo que la pobreza atrape a los no pobres y los pobres se volvieran más pobres.

Y como si estos fuera poco, estamos a punto de llegar a los 100 días de cuarentena y seguimos en el peor momento de la pandemia, lo que dejará enormes secuelas a nivel económico, social y sanitario en nuestra región.

CAÍDA DEL PBI REGIONAL
El Instituto de Economía y Empresa (IEE) ha proyectado que este año la economía liberteña caerá 15%, cifra nunca vista desde que existen las estadísticas, y que la pobreza, la cual hoy se sitúa en 24.7% pasará de un 34% de la población liberteña.

“Hoy en La Libertad hay 500 mil personas pobres, pero después de la pandemia esa cifra aumentará en 180 mil nuevos pobres, es decir, en total tendremos 680 mil pobres en la región”, refiere el presidente del IEE, Francisco Huerta Benites.

Afirma que una persona es considerada pobre cuando su gasto per cápita (personal) es menor a 352 soles mensuales, mientras que “una persona está en pobreza extrema cuando su gasto per cápita es menor a 186 soles mensuales”.

Es decir, los pobres viven con menos de 11 soles diarios y los pobres extremos apenas disponen de 6 soles al día para cubrir todas sus necesidades.

DESDE EL 2018
Sin embargo, según una reciente investigación del Instituto Peruano de Economía (IPE- con sede en Lima), la pobreza en La Libertad no solo se acentuó con la llegada del coronavirus, sino desde hace dos años la región ya venía por mal camino, ya que cada día más personas se integraban a lista de población con menos necesidades insatisfechas.

Y es que de acuerdo al IPE, entre el 2018 y 2019, en la región, la pobreza aumentó considerablemente al pasar de 20.8% a 24.7%. “Con ello más de 50 mil habitantes de La Libertad empezaron a vivir en condiciones de pobreza”, asegura el mencionado organismo.

“La pobreza en La Libertad ha seguido una trayectoria inestable que puede dividirse en tres periodos. Primero, entre el 2004 y 2012, la incidencia de la pobreza experimentó caídas y repuntes, pero logró disminuir fuertemente de 58.9% a 30.6%, es decir en 28.3 puntos porcentuales (pp.). Luego, en el periodo 2013 a 2018, hubo un decrecimiento constante y lento de la pobreza, que bajó de 29.5% a 20.8% (reducción de 8.6 pp.). El último periodo iniciaría el 2019 con el nuevo repunte de la pobreza (aumento de 3.9 pp.)”, precisa el IPE.

EN LA SIERRA Y EN LA COSTA
Agrega que la evolución de la pobreza puede entenderse analizando su distribución según zona (urbana o rural). “Por un lado, entre los años 2004 y 2019, la pobreza urbana en La Libertad se redujo de 47.3% a 16.4%, lo cual representa una caída de 31 puntos. La pobreza rural, en cambio, disminuyó en solo 28.4 puntos. al pasar de 86.8% a 58.5%, en el mismo periodo. Además, gran parte del aumento de la pobreza en el 2019 se explica por el aumento de la pobreza rural, el cual fue de 9.8 puntos. Por su parte la pobreza en zonas urbanas aumentó en mucha menor magnitud (2.6 puntos)”, puntualiza el IPE.

PERFIL POBRE
Una característica de la población pobre es que la tasa de informalidad laboral es considerablemente mayor que en la población no pobre. “En La Libertad, mientras que el 66.8% de los habitantes no pobres poseen empleos informales, entre las personas pobres esta cifra asciende a 94.1%. Un informe de la FAO (2012) indica que la informalidad y el empleo precario son los principales factores que ocasionan que la pobreza persista, sobre todo en las zonas rurales. Ante ello, recomiendan reforzar las instituciones laborales, de modo que estas contribuyan a la mejora las condiciones de trabajo”, sostiene la referida investigación.

“También, se perciben diferencias en el nivel educativo de la población pobre y no pobre. En el primer grupo, el 11.9% no ha culminado ningún nivel de estudio, mientras que en el segundo grupo esta proporción es solo de 3.8%. Asimismo, la proporción de personas pobres con educación básica completa es menor (21.8%) que la de los no pobres (38.8%). Del mismo modo, solo un 3.9% de habitantes pobres ha culminado un nivel educativo superior; para los no pobres, en cambio, esta cifra asciende a 22.9%”, concluye el IPE.
 
2020-06-21 – La otra pandemia se dispara – Informe IPE – Enfoque 21 – La Industria

COMENTARIOS

  1. Muy lamentable, pero cierto.
    Habrá más Niñ@s con Tuberculosis y Anemia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *