Andina/difusión

Los números reales de la educación

31 de agosto del 2017
Lourdes Fernández/ Jorge Falen
El Comercio

En medio de una crisis causada por la huelga magisterial indefinida, un reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reafirma que el Perú es uno de los países de la región que menos porcentaje del producto bruto interno (PBI) invierte en el sector educación.

El informe “Aprender mejor. Políticas públicas para el desarrollo de habilidades”, presentado ayer en México, muestra que el Perú está en la cola de 20 países de Latinoamérica: invierte solo el 3,7% del PBI en educación. Esta cifra está muy por debajo de países como Bolivia (6,5%) y Brasil (6,1%), entre otros. “El Perú está rezagado en la región, pero hay muchos compromisos importantes que ha asumido el Gobierno para gastar mejor en políticas públicas”, explicó a El Comercio Diana Hincapié, experta del BID.

En los últimos 10 años, el Perú ha pasado de gastar del 3% al 3,7% del PBI en educación. Al asumir el Gobierno, el presidente Pedro Pablo Kuczynski aseguró que para el 2021 buscaría destinar el 6% del PBI al sector. Sin embargo, en recientes declaraciones reconoció que ese objetivo será difícil de alcanzar.

—El presupuesto—

¿Tomar el porcentaje del PBI como referencia es la única manera de medir cuánto invierte el Estado Peruano en la educación? Según Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE), deberían tenerse en cuenta, además, indicadores como la inversión por alumno o la participación del sector Educación dentro del presupuesto total del Estado.

“El gasto anual por alumno es una forma más eficiente. En este indicador, el Perú [US$1.100 por alumno] aparece bastante más rezagado en comparación con los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) e incluso latinoamericanos”, comentó Macera.

Según explicó el economista, “el porcentaje del presupuesto define la prioridad política, y ahí no estamos tan mal: tenemos poco menos del 20%, en línea con países de la región y la OCDE”.

Ayer, el Gobierno anunció que se destinará el 17,5% del presupuesto general a la educación para el 2018. Esto equivale a S/27.430 millones.

Según Macera, el principal reto para incrementar los recursos del sector es ampliar la presión tributaria, que actualmente bordea el 15% del PBI, la mitad de lo registrado en economías avanzadas.

—Menos costo—

En un panorama más regional, el estudio del BID concluye que, pese a que los países de la región han aumentado el gasto en educación, los resultados en el aprendizaje de los escolares no han sido los mejores. “En educación, el objetivo no debe ser gastar por gastar, sino que ese gasto tenga buenos resultados”, comentó Hincapié.

El estudio refiere que algunas medidas, como extender la jornada escolar de 4 a 7 horas o reducir la cantidad de alumnos de 25 a 20 por clase, pueden aumentar el aprendizaje anual en un 10% y 15%, pero ambas son políticas muy costosas.

Hincapié afirma que lo que deberían aplicar los gobiernos son guías de estudio para los docentes, para que puedan desarrollar las clases de manera más ordenada. Además, se debe reforzar el uso de la tecnología, pero de forma guiada.

Para el especialista en educación Hugo Díaz, una de las claves para el éxito de las políticas públicas es la inversión en la formación de los docentes. “Si logramos que en las 5 horas de clase se aplique bien un currículo bien diseñado, entonces los alumnos aprenderán más que en 8 horas diarias”, dijo Díaz.

 

2017-08-31 – Los números reales de la educación – Opinión de Diego Macera – El Comercio

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *