Andina/difusión

Multiplicación de los peces

6 de noviembre del 2017
El Comercio

 
En los próximos días comenzará la segunda temporada de pesca de anchoveta del año. Permiso anual para captura del producto es 50% mayor respecto al 2016.
 
Para la segunda temporada de pesca de anchoveta del año, el Ministerio de la Producción (Produce) asignó una cuota de captura de 1,49 millones de toneladas, con lo cual la cuota asignada para el 2017 asciende a 4,29 millones de toneladas.

Dicha cuota resulta casi un cuarto mayor a la establecida en el 2016 (3,5 millones de toneladas), lo que permitiría un incremento de la captura de anchoveta de aproximadamente 50% respecto al año anterior.

Así, el mayor dinamismo del sector pesquero en lo que resta del año significaría un nuevo impulso al crecimiento.

Además de su contribución directa al crecimiento, la pesca extractiva se relaciona fuertemente con el sector manufactura a través de la elaboración de harina y conservas.

En particular, la extracción de anchoveta determina el desempeño de la industria harinera, puesto que es su insumo esencial.

Por este motivo, si bien la pesca extractiva solo representa el 0,5% del PBI, si se consideran los sectores de la manufactura –que representan otro 0,5%–, la pesca pasa a explicar un poco más del 1% del PBI.

Adicionalmente, genera encadenamientos con otras actividades como comercio y construcción, y mantenimiento de embarcaciones.

—Perú pesquero—
Como producto de la expansión de la cuota de captura, las exportaciones tradicionales de harina de pescado han crecido 64,5% entre enero y setiembre del 2017, y se proyecta que el crecimiento del año cerrará en aproximadamente 55%. Ello representa una recuperación luego de dos años consecutivos de caída.

El desempeño de las exportaciones de harina de pescado es de gran relevancia, dado que el Perú es cómodamente el mayor productor mundial de este bien. De acuerdo a la International Fishmeal and Fish Oil Organisation (IFFO), el país produjo 852 mil toneladas de harina de pescado en el 2015, más del doble que la producción de Tailandia (420 mil toneladas), que ocupa el segundo puesto a escala mundial.

Según Elena Conterno, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería, el 50% del pescado cultivado alimentado del mundo existe debido a la industria de ingredientes marinos del Perú.

—Cuotas individuales—
A partir del establecimiento de cuotas individuales de captura de anchoveta en el 2008, el sector pesquero ha logrado una mejora notable en su eficiencia, la cual ha contribuido a asegurar la sostenibilidad de la biomasa de anchoveta.

Antes del establecimiento de las cuotas individuales, el sector se regía por una cuota global. Esta incentivaba a las empresas a competir en una ‘carrera olímpica’ por capturar la mayor cantidad de biomasa en el menor tiempo posible, a contar con una flota sobredimensionada y a sobreinvertir en plantas.

De acuerdo a un estudio elaborado por Produce, el promedio de los días de pesca por temporada ha aumentado en 72%, de 51 días entre el 2004 y 2008, a 88 días entre el 2009 y el 2015.

Asimismo, las embarcaciones y las plantas de procesamiento han disminuido en 28% y 36%, respectivamente, en el mismo período.

Antes del 2008, el sector utilizaba 1.100 embarcaciones para realizar las faenas de captura, mientras que al 2015 se redujeron a 800 aproximadamente.

Del mismo modo, en esos mismos años las plantas de procesamiento han pasado de 90 a un poco menos de 60.

Todo esto ha contribuido a una mayor sostenibilidad de la biomasa disponible. Esta promediaba 5,7 millones de toneladas entre 1985 y 2008, en tanto que entre el 2009 y 2015 aumentó a 6,6 millones; es decir, un crecimiento de 15%.

El incremento de la eficiencia también se ha traducido en una significativa mejora de la calidad del pescado.

La harina de la más alta calidad (prime) pasó de representar el 40% de la producción total en el 2008, a 90% en el 2016, debido a que el cambio de esquema permitió organizar la refrigeración y el transporte hacia las plantas.

—Retos inmediatos—
Según un estudio de la organización The Nature Conservancy, extender la política de cuotas individuales a otras pesquerías con altos volúmenes de descarga en puerto, como la pota y el perico, y reducir la elevada informalidad serían los principales desafíos.

Asimismo, Conterno advierte que si bien las cuotas individuales son permanentes por ley, los convenios de pesca empiezan a vencer a partir del 2020, y si no existen contratos de largo plazo, ello afectaría las inversiones del sector.
 
2017-11-27 – Multiplicación de los peces – Informe IPE – El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *