Fuente: Andina/Norman Córdova

Persistente informalidad

12 de mayo del 2019
Diario de Chimbote

Informe realizado por el IPE para el Diario de Chimbote.

La informalidad laboral es un problema que afecta al 72% de los trabajadores del país. Esta situación se agrava en Áncash, donde el empleo informal representa el 80.3%. A pesar del crecimiento económico de los últimos años, los niveles de informalidad se han mantenido altos. En el último lustro, la informalidad en el país solo cayó 1.3 puntos porcentuales (pp.), mientras que en Áncash incluso se incrementó en 0.8 pp. Ante este panorama, resulta relevante analizar la situación de informalidad laboral en la región.

¿Por qué la informalidad es un problema?
El economista Hernando de Soto define a la informalidad como el conjunto de empresas, trabajadores y actividades que operan fuera del marco legal que rige la actividad económica. Al encontrarse en esta condición, se encuentran al margen de cargas tributarias y normas legales, pero no cuentan con la protección y los servicios que el estado puede ofrecer.

Además, un estudio del investigador Norman Loayza del Banco Mundial precisa que la informalidad distorsiona la economía y limita su crecimiento a través de tres mecanismos. En primer lugar, las empresas informales no pueden acceder a protección policial y judicial, al crédito formal y no pueden participar en mercados internacionales. Además, induce a las empresas formales a utilizar menos mano de obra debido a que este recurso-afectado por el régimen normativo- es aprovechado principalmente por las empresas informales. Finalmente, las actividades informales utilizan y congestionan la infraestructura pública sin contribuir con los ingresos tributarios necesarios para abastecerla.

Radiografía regional
En Áncash, la población con un menor nivel educativo tiene una mayor participación en el mercado informal. Así, en el sector informal, el 55% de trabajadores mayores de 17 años no culminó su educación básica y solo el 9% cuenta con estudios superiores completos. Por el contrario, entre los trabajadores formales, solamente el 17% no terminó la secundaria, mientras que casi la mitad culminó sus estudios superiores.

Por otro lado, las actividades que concentran el mayor número de trabajadores (agropecuario y comercio) son las más informales. El sector agropecuario ocupa a dos de cada cinco trabajadores de la región y tiene una tasa de informalidad de 96%. En esta misma línea, el sector comercio emplea a uno de cada cuatro trabajadores y presenta un 80% de informalidad. Por el contrario, la minería es la actividad con la menor tasa de informalidad (30%); no obstante, solo ocupa al 1% de los trabajadores de la región.

Finalmente, se encuentran grandes heterogeneidades si se compara el nivel de informalidad según el tamaño de empresa. La informalidad es más grave en las micro y pequeñas empresas (mypes) afectando a más del 90% de sus trabajadores. Al respecto, cabe precisar que las mypes concentran al 73% de trabajadores de la región. En contraste, la tasa de informalidad en empresas grandes, que solo concentran al 19% de la fuerza laboral, es menor y solo asciende al 27%.
 
2019-05-12 - Persistente informalidad - Informe IPE - Diario de Chimbote

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *