inversión pública, inversión, presupuesto, mef, construcción

Perú no ejecutó el 83% del fondo para inversión pública

8 de agosto del 2020
Expreso

Parálisis del Estado se debe a procesos de licitación interminables, exceso en celo burocrático y corrupción, considera el IPE.

Debido a la cuarentena obligatoria por la pandemia del Covid-19, la ejecución del presupuesto asignado para la inversión pública en 2020, equivalente a S/ 49,244 millones, tuvo una caída notable en el segundo trimestre del año, lo que se traduce en que, al cierre de julio, el 83 % de los recursos destinados a obras gestionadas por el Estado no había sido ejecutado.

Un informe del Instituto Peruano de Economía (IPE) reveló que, de ese total, el 42 % corresponde al Gobierno Central, el 38 % a los gobiernos locales y el 20 % a los gobiernos regionales. Si bien, tras el inicio de la reactivación económica en junio, la inversión a cargo del Gobierno nacional y los gobiernos regionales registró índices de ejecución similares a los primeros meses del año; la inversión de los municipios todavía se mantiene rezagada.

Reducción

Así, el avance de la inversión pública en el período enero-julio de 2020 se redujo en los tres niveles de gobierno, respecto del mismo período en 2019, pese a que el año pasado fue el primer año de gestión de las autoridades subnacionales, caracterizado por una baja inversión.

En el marco de la emergencia sanitaria, entre los sectores con mayor presupuesto, solo salud tuvo una mayor ejecución en julio respecto de enero y febrero. A excepción del mencionado sector, la inversión pública se redujo considerablemente en todos los ámbitos en abril y mayo.

Superó la Adversidad

En el período enero-julio, Madre de Dios fue la única región que superó el porcentaje de ejecución alcanzado durante el mismo periodo del año pasado, debido al avance de las concesiones viales bajo la responsabilidad del Gobierno central.

Ante este escenario, cobra especial relevancia la puesta en marcha de los grandes proyectos de infraestructura del país, aquellos que demandan la mayor inversión y conllevan los mayores beneficios, varios de los cuales se encuentran paralizados como Chavimochic-Etapa 3, Majes Siguas-Etapa 2, Vías Nuevas de Lima, entre otros.

Diferencia de Presupuestos

Para conocer al detalle los recientes cambios en la economía nacional, EXPRESO se contactó con el equipo de IPE, encargado del estudio sobre la actual situación presupuestaria en Perú. En principio, era crucial conocer por qué el presupuesto asignado para el 2020 fue cerca de 4 % menor a lo autorizado en 2019.

Según el IPE, el presupuesto para inversión pública se redujo en 3.8%, lo que equivale a casi 2,000 millones de soles. Esta disminución se explica por una menor asignación para saneamiento (-20 %), que recibió S/ 1,343 millones menos, y cultura y deporte (-43%), cuyo presupuesto se contrajo en S/ 1,094 millones. Estas caídas fueron atenuadas por el incremento del presupuesto de S/ 841 millones en educación (+13 %) y de casi S/420 millones, tanto en planeamiento (+17%) como en transporte (3%).

Según niveles de gobierno, esta disminución corresponde a un menor presupuesto asignado a los gobiernos locales (-8%) y regionales (-9.5 %), cuyo presupuesto se redujo en S/ 1,600 millones y S/1,044 millones, respectivamente.

Paralización De Obras

Uno de los proyectos más importantes del país es la tercera etapa de Chavimochic (La Libertad), la misma que incluso antes de la pandemia se encontraba paralizada por discrepancias entre el gobierno regional y el concesionario, causando retraso en la entrega de la obra.

Por ello, en julio del presente año, el Ministerio de Agricultura (Minagri) asumió la administración del proyecto tras un convenio firmado con el gobierno regional, con el objetivo de destrabar la ejecución de la obra. También, Minagri comunicó la intención de que suceda lo mismo con el proyecto Majes-Siguas (segunda etapa), en Arequipa, que está a cargo del gobierno regional y que se encuentra paralizado desde el 2017.

Para los economistas, acelerar la ejecución de los grandes proyectos de infraestructura que ya están listos para salir es una manera rápida y efectiva de ganar dinamismo económico y mejorar la productividad. Lamentablemente, no hay una única forma para solucionar los problemas que retrasan la inversión pública directa y la que se desarrolla a través de las Asociaciones Público Privadas (APP).

“Proinversión tiene que reinventarse. La Ley de Contrataciones debe revisarse. Se deben aprender las mejores experiencias de los convenios Gobierno a Gobierno, como los contratos NEC [de confianza] y los PMO [de facilitación]. Y, de manera más profunda, también necesitamos una evaluación seria de cómo ha funcionado la descentralización en cuanto a proveer mejores servicios al ciudadano”, indicaron.

Tras la caída económica registrada en abril, la economía nacional empezó a mostrar una recuperación progresiva. Las tasas de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) interanuales son cada vez menos negativas. En particular, sectores primarios como la minería y la pesca muestran una clara recuperación.

“La aceleración de la recuperación económica está sujeta, en parte, al control de los contagios del Covid-19. En la medida que no se logre contenerlos, la apertura económica será limitada. Por otro lado, la inversión privada juega un rol fundamental para la recuperación, dado que representa alrededor de un quinto del producto del país y es la generadora de empleo”, sostienen.

Problema Eterno

La baja ejecución del presupuesto para inversión pública por parte de los gobiernos locales es un problema que el Perú siempre ha arrastrado. En 2019, los municipios no ejecutaron cerca del 40 % de sus recursos para inversión pública, esto significa S/8,290 millones sin utilizar, lo que equivale a la totalidad del presupuesto del sector saneamiento en dicho año.

“Esto es preocupante, considerando la gran brecha de infraestructura existente en el país. Más aún, este año, a la fecha, a casi cuatro meses de culminar el año, solo han ejecutado el 18 % del presupuesto para inversión pública”, revelan los especialistas de IPE.  “Obviamente este año, la paralización por las medidas de aislamiento explican la mayor parte del bajo avance, pero el problema estructural está relacionado con un sistema de inversión pública inadecuado, procesos de licitación de nunca acabar, exceso de celo burocrático, atomización del presupuesto, y en ocasiones falta de competencias y corrupción”, agregaron.

2020-08-30-Perú-no-ejecutó-el-83-del-fondo-para-inversión-pública-Expreso

COMENTARIOS

  1. […] a la renta. Es decir, una vez que la empresa privada culmina la obra, solicita un Certificado de Inversión Público Regional y Local (CIPRL), el cual tendrá que ser presentado al Ministerio de Economía y Finanzas […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *