Andina/difusión

Presiones por mayor gasto alcanzan el 18% del presupuesto 2006; ¿y las reformas?

2 de noviembre de 2005

Casi todas las entidades del Estado pidieron a la Comisión de Presupuesto del Congreso de la República más fondos para el 2006. Las demandas presupuestales adicionales están por encima de los S/.9,000 millones, según indicó la presidenta de la Comisión, Celina Palomino. Este monto resulta aproximadamente 18% mayor que el presupuestado. (Semanam@il y diarios)

Dos conductas gubernamentales explican el incesante incremento en la demanda de gasto: la aceptación incondicional a todas y cada una de las demandas que se le han presentado -incluso algunas de las cuales no terminaron en violencia; y la actitud triunfalista por resultados macroeconómicos que, si bien son positivos, no son sobresalientes -como debieron ser, dada la coyuntura.

El sector público (y, por ende, cada una de sus instancias) se ha acostumbrado a funcionar como un mal (irresponsable) jefe de familia: todo el ingreso adicional se lo quiere consumir. Y las mayores expectativas de ingreso por la bonanza en la recaudación tributaria alimentan esa actitud. Así, sólo 3 ministerios, el Congreso -¿rabo de paja?-, las entidades de tratamiento empresarial y los gobiernos locales (que en suma cuentan por el 45% del monto total presupuestado para el 2006) no han solicitado nada.

Las 3 instancias que conforman el sistema de justicia (Poder Judicial, Ministerio de Justicia y Ministerio Público) están entre las 4 entidades con mayores pedidos (en relación con su presupuesto 2006) y representan más del 21% del monto adicional total solicitado. ¿Pero acaso no son éstas instituciones quizá las más cuestionadas en relación con su eficacia? Con esta actitud demuestran que no entienden nada, puesto que siguen basando las mejoras en su rendimiento en más dinero, sin que realmente hayan hecho el mínimo esfuerzo por reconocer los problemas estructurales que las aquejan.

Entendemos que el MEF no planea incremento alguno más allá de los S/.50,692 millones previstos en el proyecto de presupuesto 2006. Sin embargo, en un contexto en el que el economista jefe del Banco Mundial acaba de pedir la profundización de reformas en el plano fiscal -con mención expresa a nuestro país-, y ahorrar para cuando los buenos tiempos se acaben (ver la edición on line de América Economía del lunes 31 de octubre), nos preocupa el gasto que sigue generando el Congreso. Por eso, insistimos en que el Tribunal Constitucional debe pronunciarse sobre la constante trasgresión constitucional de los congresistas al generar más gasto (ver gráfico). Más aún cuando la legitimidad de su accionar está, en cierto modo, en tela de juicio, dado su bajísimo nivel de aprobación (10% en octubre, según Apoyo).


Inflación sigue tendencia proyectada por el BCRP, pero sigue fuera del rango

El Índice de Precios al Consumidor de Lima Metropolitana subió 0.14% en octubre, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática, con lo que la inflación acumulada ascendió a 1%. (Semanam@il y diarios)

Con el resultado de octubre se revierte la tendencia a la baja de los últimos 2 meses (-0.18 y -0.09 en agosto y setiembre, respectivamente). Los factores que incidieron, en mayor medida, fueron el incremento en Alquiler de Vivienda, Combustible y Electricidad (0.67%), producto de los mayores precios del combustible para el hogar (gas propano y kerosene) y el alza en las tarifas de electricidad. Asimismo, otros Bienes y Servicios mostró un crecimiento de 0.51%.

El impacto de los mayores precios del crudo en el mercado internacional recién empieza a reflejarse: se registró un alza de 0.27% en el sector Transportes y Comunicaciones (transporte aéreo sobretodo). Sin embargo, habría que precisar que el impacto de la volatilidad de esta cotización viene siendo atenuado, en parte, por el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles –que recientemente fue reactivado para el diesel en US$30 millones– y rebajas graduales al ISC aplicado a los combustibles, mecanismos que no pueden ser eternos, pues afectan las finanzas públicas. La cotización del crudo no retornará a niveles de US$30 el barril como en el 2003. Por ello, los consumidores deben reajustar sus hábitos de consumo y el Estado dejar de subsidiar los combustibles para promover el ahorro de este recurso y el uso de sustitutos.

Si bien se esperaba que las presiones al alza sobre el tipo de cambio tuvieran un impacto positivo en la tasa de inflación, este efecto aún no se ha manifestado de manera significativa. El creciente diferencial de tasas de interés (dólares versus soles) -recordemos que la FED acaba de elevar de 3.75% a 4% la tasa de referencia de corto plazo para los fondos federales y se espera que la tasa de referencia interbancaria en soles no sea movida por el BCRP este jueves- podría apoyar el alza en el nivel general de precios.

El estimado del IPE para octubre (0.11%) quedó apenas por debajo del resultado final, mientras que, en promedio, los analistas económicos y las instituciones del sistema financiero encuestados por el BCRP proyectaban que la tasa de inflación alcanzaría el 0.2%. A pesar del resultado de octubre, los agentes económicos estiman que la inflación al cierre del 2005 se ubicará en 2%.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *