Andina/difusión

Rebaja bajo palabra – La reducción del IGV al 17%

8 de enero del 2017
El Comercio
 
CondicionalEl Ejecutivo ha establecido una difícil meta de recaudación para que baje el IGV ● En mayo se sabrá si va el cambio.

Tras casi seis meses en el gobierno, el presidente Pedro Pablo Kuczynski cumplió su promesa de campaña con la promulgación de la norma para reducir el Impuesto General a las Ventas (IGV) de 16% a 15% a lo que se le sumará el 2% del Impuesto de Promoción Municipal. Con esto, la tasa final del IGV sería de 17%.

Sin embargo, a diferencia de lo que se planteó en campaña inicialmente, la disminución del punto porcentual a partir del 1 de julio próximo, estará sujeta a una meta: que la recaudación anualizada del IGV neto de sus devoluciones internas alcance al 31 de mayo el 7,2% del PBI. Hoy la cifra se encuentra por debajo de 7%, según estimados de El Comercio con la información disponible en el BCR y la Sunat.

—¿Es una meta alcanzable?—

La primera discusión no es sobre el impacto de la disminución de la tasa en la economía, sino más bien si, dadas las condiciones del entorno económico y fiscal, se podrá cumplir con las condiciones establecidas por el gobierno. Existen diversos factores que serán determinantes en esta línea.

La meta de 7,2% del PBI fue determinada sobre la base de recaudación neta del IGV en el 2014 y 2015. Asimismo, esta meta asegura que el riesgo fiscal de la medida esté en parámetros razonables, señaló una fuente del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) a El Comercio. La meta es estricta pero se cumpliría si los estimados del MEF en el Marco Macroeconómico Multianual Revisado (MMMR) 2017-2019 se dan finalmente: un alza real en la recaudación por IGV de 4% y una drástica caída en las devoluciones.

Un factor a favor del MEF es que las devoluciones por IGV fueron “sorpresivamente altas” durante el 2016, afirma Roberto Abusada, presidente del Instituto Peruano de Economía (IPE). Sin embargo, el economista también advierte que aún quedarían devoluciones pendientes, sobre todo por parte de las empresas del sector minero.

Otro aspecto importante es que, según cálculos de este Diario, la recaudación del IGV entre agosto y noviembre del 2016 ha crecido menos del 2,9% en términos reales, proyectado por el Marco Macroeconómico Multianual Revisado 2017-2019 para los últimos cinco meses del 2016. Difícilmente la recaudación de diciembre cambie el resultado, pero el MEF esperaría un giro al alza en la tendencia con la llegada del 2017.

El crecimiento de la economía peruana también será una variable clave en el incremento de la recaudación del IGV. Dado que este es un impuesto al consumo, si la demanda interna no repunta, lo que se tendrá es que en el primer trimestre no habría un incremento en la recaudación del IGV y no se cumpliría con la meta. En esa línea, Abusada recuerda que la mayoría de analistas espera que la recuperación se dé en mayor medida durante el segundo semestre.

En la misma línea, el economista Juan José Marthans considera que es posible alcanzar la meta de recaudación siempre y cuando el escenario optimista de crecimiento económico del gobierno se cumpla, aunque lo ve difícil para el próximo año. El MEF estima un crecimiento anual del PBI de 4,8%, mayor al del BCR, las multilaterales y todos los analistas privados.

El economista y ex jefe de la Sunat, Luis Alberto Arias, precisa que aún falta aclarar cómo se construirá el indicador de recaudación anualizada neta de devoluciones, ya que este podría construirse de dos maneras: se toma en cuenta la recaudación de los últimos 12 meses que terminan en mayo o como una estimación a partir de la recaudación entre enero y mayo. “Son dos formas de anualizar y, según esto, es más difícil o fácil cumplir la meta”.

Al respecto, el MEF optaría por la primera metodología, lo que complicaría llegar a la meta, pues incluiría en el cálculo parte de las altas devoluciones del 2016 y una recaudación del IGV que no levanta vuelo.

—Prudencia—

En general, dada la posición fiscal deficitaria, existe consenso en que es positivo que se haya establecido una condición de recaudación previa para la reducción del IGV. “Mi lectura es que cumple con el requerimiento político pero se pone una meta exigente”, opina Arias. Asimismo, Hugo Perea, economista jefe de BBVA Research, coincide en que es positivo que el gobierno haya sido conservador al establecer una meta alta.

José Carlos Saavedra, director de Análisis Macroeconómico de Apoyo Consultoría, afirma que esta medida evita el riesgo de que la reducción de IGV afecte la recaudación así como la capacidad de gasto del gobierno este año. “Una bajada no condicionada hubiese implicado, finalmente, un menor impulso fiscal”.

De aquí a mayo, entonces, la atención estará puesta en el novel indicador de “recaudación del IGV neta de devoluciones/PBI”, para anticipar si el Ejecutivo podrá cumplir una de sus promesas de campaña más controversiales. Si se cumple el ansiado 7,2%, tendremos la chance de resolver la otra gran duda de este asunto: si un menor IGV impulsará la formalización, como apuestan el titular del MEF, Alfredo Thorne, y su jefe, el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

 

2017-01-08 – La reducción del IGV al 17%-Rebaja bajo palabra – Roberto Abusada El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *