Recuperación aún no llega a la fuerza laboral

La economía fue de las más impactadas al caer en 30% en el segundo trimestre. Recuperación es acelerada, pero el empleo crece a un menor ritmo.

28 de diciembre del 2020

Informe IPE – El Comercio

Las medidas de confinamiento adoptadas por el Ejecutivo a mediados de marzo generaron la paralización de la mayoría de las actividades económicas. Esto ocasionó una contracción de la economía en 29,8% durante el segundo trimestre, la peor tasa desde que se cuenta con registro trimestral. Asimismo, en abril el PBI cayó en 39,2%, muy por encima de las caídas registradas por sus pares de la región.

No obstante, en línea con la reanudación gradual de las actividades económicas, el PBI se viene recuperando a una velocidad mayor a la esperada. Así, a octubre, la economía registró una caída de apenas 3,8%, con lo cual el país, pese a ser de los más afectados a nivel anual, es uno de los que más rápido se está recuperando de la crisis.

—Impacto de la crisis—

La mayoría de los países de la región empezaron a implementar medidas de confinamiento durante la segunda quincena de marzo, a fin de mitigar la propagación de los contagios de COVID-19. En particular, el Perú fue uno de los países –tanto en la región como en el mundo– cuyo gobierno adoptó las medidas más rigurosas frente a la pandemia, según el Índice de Rigurosidad de la Respuesta Gubernamental de la Universidad de Oxford.

Así, ante la paralización de la mayor parte de las actividades económicas, la economía se contrajo significativamente durante el segundo trimestre. Más aún, el mes de mayor impacto fue abril, en el que la economía peruana se contrajo en 39,2%, muy por encima de las caídas registradas en Argentina (-25,4%), Colombia (-20,5%), México (-20%), Brasil (-14,7%) y Chile (-14,3%).

En consecuencia, el empleo en el país fue fuertemente impactado. La población ocupada a escala nacional se redujo en 39,5% durante el segundo trimestre, según el INEI, lo que equivale a la pérdida de 6,7 millones de puestos de trabajo en el país. Esta caída fue significativamente mayor a la registrada en Chile y Brasil, por ejemplo, donde el empleo en el mismo período se redujo en 18,2% y 12,1%, respectivamente.

—Fuerte recuperación—

La reanudación progresiva de las actividades económicas ha impulsado la recuperación de la economía a un ritmo mayor al esperado. En particular, en octubre, la caída del PBI fue de 3,8% respecto al mismo mes del año pasado y, con ello, la recuperación respecto a la contracción de abril ascendería a 35,4 puntos porcentuales.

Dicha cifra ubica al país a un nivel similar e incluso mejor que algunos de sus pares regionales. Así, esta caída del PBI en octubre fue menor a la de Colombia y México (-4,5% y -5,3%) y mayor a la de Brasil (-2,6%) y Chile (-1,2%). Según el índice desestacionalizado del PBI a enero de este año, el Perú estaría a tan solo 4% de los niveles prepandemia, solo después de Brasil que se encuentra a 2%.

No obstante, la recuperación de la economía aún no se vería reflejada del todo en la fuerza laboral. En el Perú, el tercer trimestre del año aún registra niveles de empleo menores en 17% respecto al mismo período del 2019, lo que equivale a cerca de 3 millones de trabajadores. En este sentido, el país se encuentra mejor posicionado que Chile, que registró una caída de 18%, aunque peor que Brasil, que registró una contracción de 12%.

Más aún, en el trimestre móvil setiembre-noviembre, la tasa de subempleo en Lima Metropolitana no se ha reducido y se mantiene en 50%, al igual que durante los primeros meses de la emergencia sanitaria. Este declive del mercado laboral podría poner un techo a la recuperación económica y hace necesarias políticas para la recuperación del trabajo formal.

—Proyecciones al 2021—

De acuerdo con las últimas proyecciones de los bancos centrales de la región, el Perú sería el segundo país con la mayor contracción de la actividad económica este año (-11,5%), después de Argentina, que caería en 11,6%. En tanto, se estima que México registraría una caída de 8,9%, seguido de Colombia y Chile con 7,6% y 6%, respectivamente. Por su parte, Brasil registraría una contracción de 4,4% y sería el país de la región económicamente menos golpeado por la pandemia durante el 2020.

A la par de estas contracciones, se estima un rebote significativo para el 2021. No obstante, ningún país recuperará plenamente la caída de este año. El Perú y Chile serían los únicos que registrarían rebotes proporcionalmente equivalentes a la magnitud de la caída de la actividad durante el 2020, aunque sin llegar a una recuperación total de la producción sino hasta el 2022. La incertidumbre, no obstante, es grande: la coyuntura política y sanitaria jugarán un rol significativo sobre todas las proyecciones. 

Te puede interesar:

El empleo va a menor ritmo que la economía
Termómetro económico – segunda quincena de diciembre

2020-12-28 - Recuperacion aun no llega a la fuerza laboral - Informe IPE - El Comercio

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *