Sur a prueba de ruido

19 de febrero del 2018
SEMANAeconómica

 
El enfriamiento de la recuperación económica no impactará a todas las zonas del Perú de forma homogenea. Las menos dependientes del sector público se mantendrán firmes ante los temblores políticos.
 
Por Paolo Bossano y Álvaro Ledgard
 
Hay zonas del país que se ‘bancarán’ el 2018, pese al enfriamiento de la recuperación económica. La del sur tendrá mayor crecimiento. Está blindada de los factores que ya provocaron una revisión a la baja del PBI nacional (SE 1604, Economía y Finanzas). “La minería [que depende de factores externos] en el sur es tan fuerte que crea un amortiguador ante la crisis política”, señala Joaquín Alcázar, socio de Aurum Consultoría y Mercado. La minería contribuyó al 87% del crecimiento del sur en el 2017, según cálculos de SEMANAeconómica, y se espera que esta dinámica se mantenga este año.

NORTE
Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Cajamarca, Amazonas

La construcción, que representó cerca del 25% del crecimiento del 2017, será el principal motor del norte. Sin embargo, el aporte será menor al antes esperado. El norte crecerá al menos 0.6 puntos porcentuales (pp) menos que lo pronosticado en octubre por la lenta ejecución del gasto público, según BBVA Research.

El norte concentra el 61% del presupuesto para reconstrucción en el 2018. “Hubo mucha expectativa para las medianas empresas constructoras [por la reconstrucción], pero ha habido una marcada predilección por canalizar las principales obras con grandes empresas de Lima que hoy podrían estar implicadas en corrupción, señala Alfredo Gallardo, gerente territorio norte del BBVA Continental. Cementos Pacasmayo estima que sus ventas crezcan 5% este año si la reconstrucción sigue tímida; de acelerarse, crecerían 10%.

ORIENTE
San Martín, Loreto, Ucayali, Madre de Dios

La reapertura del oleoducto norperuano y el mayor precio del petróleo serán los principales motores de esta región, aunque se perciben riesgos potenciales. El oriente creció 4.3% al cierre del 3T17, por la apertura del oloeducto en el 1T17. Esta dinámica continuará este año. El BCR proyecta que el sector hidrocarburos crecerá 1.8% para el 2018, y 5.3% en el 2019. Este impacto se concentrará en Loreto y Ucayali.

Los riesgos que podrían afectar el dinamismo en el oriente son nuevos atentados a la infraestructura del oleoducto —que generarían paros en la producción de crudo— y una menor producción de oro. “Lo que más le afecta a [la economía de] Madre de Dios no es el precio de las materias primas, sino las interdicciones [a minas ilegales por parte de la policía]”, acota Victor Fuentes, analista del IPE.

CENTRO
Áncash, Huánuco, Pasco, Lima, Junín, Huancavelica, Ica

El repunte de la demanda interna y el alza en los precios de los commodities empujarán la recuperación de la zona centro, la que menos creció en el 2017.

El crecimiento de la zona durante el año pasado se sostuvo en la actividad minera, por la mayor extracción de zinc y cobre de Antamina. Se estima que esta dinámica continúe en el 2018 por el empuje en el precio de los metales. Ello impulsará la demanda interna. “En Lima se espera una recuperación de los sectores servicios y consumo, junto con un mayor dinamismo en el sector construcción por los Juegos Panamericanos”, afirma Victor Fuentes, analista del IPE (SE 1604). El BCR proyecta que la demanda interna crecerá 4.4% en el 2018 y 4.3% en el 2019.

El riesgo está en que Lima es la región que tiene mayor inversión en obras investigadas (32%) por empresas asociadas al ‘club de la construcción’.

SUR
Ayacucho, Arequipa, Apurímac, Cusco, Puno, Moquegua, Tacna

El sur es la zona más beneficiada por el mayor crecimiento mundial. Arequipa, Moquegua y Apurímac serán impulsadas por los mejores precios de los metales proyectados para este año, y por la actividad de Cerro Verde, Southern Copper y Las Bambas, respectivamente. Puno y Cusco se benefician más del turismo, que se espera crezca 13.5% este año (SE 1596).

Por cada punto que crece la minería, la demanda interna de la macrorregión sur aumenta seis, según el IPE. “Cerro Verde emplea 7,000 trabajadores directos en Arequipa. En el 2018, si se mantienen los precios, los trabajadores percibirán entre 20 y 25 sueldos”, señala Alcázar. Las elecciones regionales de este año no tendrían un efecto negativo significativo sobre la actividad minera (SE 1606). “La imagen que se tenía de un sur izquierdista ha ido cambiando, sobre todo en Arequipa, donde 70% de la población está a favor de la minería”, dice Alcázar.
 
2018-02-19 – Sur a prueba de ruido – Victor Fuentes – SEMANAeconómica

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *