congreso

Legislando a martillazos

Para construir bien –digamos, una reforma seria – se requieren tiempo, expertos y planes consensuados: el Congreso que inicia no dispone de nada de eso.