No repitamos los errores del pasado

No se cuenta con una lista de “precios oficiales”, lo cual sería incompatible con una economía social de mercado, como lo es la peruana.