Le baja el volúmen

Aunque el ruido político no desaparecerá tras la consolidación de Martín Vizcarra en el poder, en el corto plazo no llegará a niveles lo suficientemente fuertes como para dañar la economía.