Un cuento con final triste

“La mayoría del parlamento, que era poco popular, pensó: ‘¿qué podemos hacer que nos haga populares?’. ‘Hay mucho dinero en los fondos de pensiones”